31 diciembre 2015

LA ANSIADA DESPEDIDA

 photo credit: Day 68 of 365 via photopin (license)



Adiós sin decir nada,
durmiendo un dulce sueño
sin palabras y sin gestos
sin expresión. Andando la senda
solitaria de un diciembre sonámbulo
dejando atrás el largo calendario.

Adiós sin acritud, sin sentido,
sin nada más ni menos que la despedida
solitaria, sin mirar atrás,
sin dejar marcado cada día,
sin pasado y sin futuro.

Adiós que no es un adiós
porque volverán a cruzar
las miradas la indiferencia de nuestras vidas
ajenas a las batallas sin causa,
a los conflictos que encierra el alma
y que asoman siendo rocío en la mejilla
o siendo las palabras un volcán en erupción.

Adiós que quiso ser vendaval
y quedó chico, en un silencio mudo.





29 diciembre 2015

DE PAPEL







Sonrisa recibida en un papel
como el mensaje que nada en la botella
sorteando las olas entre corrientes,
esperando que llegue a buen puerto el náufrago
entre silentes silencios sonando el mar un sonajero.

Peces que derivan sus agallas en el margen
y se deslizan entre manos
que no esperan ver un nuevo ciclo;
mientras tanto en la arena bebe y
achica mar la caracola.

Sonrisa que se eriza en horizonte
zurciendo cerca la distante lejanía.

Sonrisa que se ofrece en una arroba
y que hincha la preciada poesía de mar
en un papel.

Allende queda la sonora soledad
despidiendo al mediodía el alba.

Sonrisa de papel
recibiendo el verso
directo navegando
entre susurros.



28 diciembre 2015

EPIFANÍA DE LA AUSENCIA




Pasa entre silencios 
la dichosa Navidad,
simples sonrisas siembran 
la escasa alegría
en tanto mueven los rotos 
dientes sus caries.

Caridad hay mal entendida 
entre adornos y luces
compulsivas, 
hay escaparates llenos de miradas
y el vacío instala la ausencia 
en las cajas registradoras.

La mocedad ingiere 
hamburguesas de cadena fordiana
en los McDonald 
y observo sus carrillos llenos 
de vísceras y aire.
Mis dedos ansían 
el cigarrillo que alimente mis pulmones.

Busco en el móvil tu mensaje 
y se borra de un plumazo
la esperanza. 

Mis dedos buscan
el escaso calor de mis bolsillos.