21 agosto 2016

EL DIVINO DESTINO






Dios se hizo pústula

y esculpió el aliento con sus manos.



Dios bajó del Cielo

y pintó de nubes la perpetua edad.



Dios legó en la orilla

la mortalidad que baña nuestros pasos

y donó la vejez a lo efímero.



Dios se mofó de nosotros

y pasó de largo dejando la tormenta.



Dios se fue

y murió en nuestro intelecto

y su herencia es una torre de babel

donde nadie entiende a nadie.



Dios ascendió a su nube gris

y rezumó la lluvia ácida

que abrasa eterna

las finitas almas.



Y deshojó el amor
 
en mil embustes.




10 comentarios:

  1. siempre es un placer volver a saber de ti, hermano,te echaba de menos

    ResponderEliminar
  2. Cuanto dolor dejó, como éste poema que nos brindas hoy.
    Me inundó de tristeza, no es para menos.

    Permíteme decir, que no creo en doctrinas.

    Besos, Joan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay doctrina en estos versos, tan solo el triste devenir.

      Besos, Yayone

      Eliminar
  3. Me alegra verte de nuevo :)
    Besos, Joan

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido de nuevo , un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María del Carmen. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Sencillamente genial!!! Un abrazo Joan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marina. Un abrazo.

      Eliminar