24 abril 2015

EL CÁLIZ ROTO


photo credit: Ciclo via photopin (license)


El Nilo se desborda en tus ojos
con mil ateridos gritos de dolor,
su abrazo se clava en tu pecho
constriñendo el latir del corazón.

La súplica estéril, clamor sin eco,
un desgarro arranca de tu garganta
¿quién te libera de este caro precio
que con fiero tajo tu carne desgaja?

El miedo envuelto en queja, en bramido,
mientras acosan tus piernas abiertas,
mostrando al mundo el íntimo jacinto,
que es deshojado, y tu pureza cercenan.

El Nilo se tiñe de triste rojo,
tu rostro rompe el silencio de ocres,
¿qué Dios cruel permite al fuego ardoroso
abrasar tu achura en crueles estoques?

Mi pequeño amor, tu amor cercenado,
un millón de clavos te han mutilado,
y el cáliz, de tu pasión, quebrantado.

8 comentarios:

  1. Excelente. Se me ha venido a la memoria un poema que da título a una de mis novelas favoritas, El guardián del centeno. Ese título viene de una línea en un poema de Robert Burns, "Coming through the rye", en el cual se narra lo mismo que se plasma aquí en tu poema de manera sutil y magistral. Es un tema difícil de abordar y lo has hecho con maestría.

    Un cordial saludo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fer.
      Me halaga tu comentario.
      Lo cierto es que, aunque tenía clara la idea, me costó bastante tratarlo.

      Un cordial saludo.

      Joan

      Eliminar
  2. Hermoso poema, lo he disfrutado mucho, lo has escrito con suma delicadeza.
    Feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.
      Esa era la intención, tratar con delicadeza un tema muy duro.
      Muchas gracias por haber pasado por esta lar, a la que eres siempre bienvenida, y dejar tu comentario.
      Feliz domingo!

      Eliminar
  3. Hermoso su versar estimado autor, un gusto disfrutar de su gran talento, gracias, un cordial saludo desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy agradecido Ma Gloria por tus palabras, y muy contento por que hayas pasado por esta casa.
      Un saludo cordial,
      Joan

      Eliminar
  4. TERRIBLE ESTO. Tendrá que pasar mucho tiempo para que los hombres dejen de hacer estas barbaries. Me lo había perdido, a veces no tengo tiempo para llegar. Es a esto a lo que me refiero cuando digo que ni solo de amor viven los poetas, también somos el reflejo social de lo que nos rodea y por desgracia esto también entra en el lote.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Es un amargo lote el de muchas niñas y mujeres que pasan por ese trance bárbaro y cruel.
    Abrazos.

    ResponderEliminar