09 julio 2015

NI BRISTOL, NI AVALON



photo credit: DSCF0828 via photopin (license)


La sonrisa perfumada ha despertado un halago
y pasa dejando el aroma de lo rancio escondido
tras los silencios que esconden las palabras.

Ser algo diferente, distinto, a ese momento absurdo
en que los nudos no son el lazo de un ramo
en la boda de tus sueños que no obtuviste,
la que se rompió en tus costillas naciendo lento el deseo.

De donde vienes no hay ríos rodeando Bristol,
de donde vengo no hay senderos a Avalon.

He guardado nuestra compañía donde llegamos,
entre botones y mamparas con las letras y los números,
esperando la melodía que roza tus labios
y el perfil etrusco delineando tu dominio.

Te has ido y un abismo roza mi codo
y en mis ojos se lee la tristeza:
no pudimos decir “hasta mañana”.









10 comentarios:

  1. Un trabajo muy interesante... un placer leerte.
    Besos.
    Reme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegra que te haya gustado.
      Besos Reme

      Joan

      Eliminar
  2. Precioso, como siempre compañero.
    Beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Buena persecución en palabras de las sensaciones de un desencuentro. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Luis. Este desencuentro viene de largo. Aunque siempre hay márgenes para los puentes de Bristol a Avalon. Un saludo.

      Eliminar
  4. Bellísimo, amigo, me ha encantado, gracias!!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Mamen. Me alegra que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  6. Hola Joan, siempre es un gusto visitar tu blog y leer tus obras.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mónica.

      Saludos.

      Eliminar